Era un verano muy denso y húmedo en San Francisco, en el año 1965. El movimiento Flower Power estaba en su apogeo, y me pasaba los días con mis amigos, probando cosas nuevas, yendo a festivales de música psicodélica, conociendo hermosas muchachitas, y por sobre todo, viviendo el momento de mi vida.

Habíamos estado juntando dinero con Sam para poder asistir al Festival "Almost Woodstock" donde tocaría, entre otros, nuestro artista favorito; Jimmy Hendrix. Y fue por eso, que junto con mi fiel compañero de aventuras, viajamos a San Franciso en un autobus comunitario (totalmente gratis) manejado por Ipi Flower, un icono revolucionario del hippiesmo. Apenas llegamos nos dimos cuenta de la magnitud del movimiento, y pronto nos encontramos rodeados de tanta gente como era posible que quepa en las calles de esa hermosa ciudad. Enseguida conseguimos "ponernos a tono" y disfrutamos de la buena música, la excelente compañía y la agradable sensación de libertad. Fue entonces cuando anunciaron al talentoso guitarrista, y salió al escenario, enloqueciendo a todo el mundo con sus fantásticos movimientos. Fue en ese éxtasis musical que la vi. Llevaba su cabello rubio al viento, y los movimientos de su cuerpo igualaban a la brisa. Era libre, pude leerlo.
Y fue así, simplemente así, como la conocí. El resto de mi juventud la pasé en su compañía, y la de nuestro círculo. Fueron los mejores años de mi vida, por que estuve en mi libertad pero con compañía. En los veranos íbamos a San Francisco a disfrutar de los festivales , o a disfrutar del campo. Ella era todo para mí, y a su vez, yo era libre de hacer mis elecciones, era libre como un pájaro. Éramos libres.
Pronto los años pasaron. La época también. Los setenta no pudieron nunca compararse con los años sesenta, y los ochenta, mucho menos. En contra de nuestros principios nos casamos, más como símbolo que como una acción legal. Tuvimos cinco hijos a los que les inculcamos nuestra filosofía de vida, nuestra música. Éramos viejos, pero teníamos el espíritu de juventud y libertad, del que nunca habíamos podido escapar. Nuestros cuerpos se iban agotando, pero nuestras ansias de libertad y nuestras ganas de vivir nunca lo hicieron.
Fue después de cincuenta años de casados que la muerte se la llevó. Nunca pude perdonarle eso a la vida. Nunca habíamos hecho nada malo, no costaba mucho que nos llevara a ambos juntos. Esperé, esperé y esperé. En mi soledad, el tiempo pasaba tan lento que un día podía parecer un año. Sin ella no me quedaban ganas de vivir, sin ella no me quedaba amor, sin ella no podía escuchar a Jimmy Hendrix sin llorar, sin ella simplemente no podía existir. Y fue allí cuando me di cuenta que el verdadero espíritu de libertad que siempre llevé fue falso, por que mi felicidad estaba atada a ella. Yo no podía seguir viviendo, seguir en paz con mi existencia si ella no estaba a mi lado, y eso me quitaba toda la libertad. Fue cuando aprendí que somos esclavos del amor, y cuando aprendí que la libertad no siempre está en las elecciones, si no en el poder elegir el pertenecer a alguien, cuando la muerte me buscó.
- Te estaba esperando -. La recibí como a una buena amiga. Era la solución a mis problemas. Y por más que todo el mundo en la tierra me lloró, ni se imaginaban lo feliz que estaba yo de volver a ver a mi Lina. Y así vivimos por siempre, escuchando nuestra música y dando largos paseos por jardines interminables, haciendo el amor hasta en la cueva más oscura. Pero nunca volví a creer en que era libre, por que mi corazón, mi alma y mi putrefacto cuerpo sólo pertenecían ella.




Si, la gente por ahí se inspira! Gracias a los que se toman las molestias de leer :)
Con amor,
Isabella

Comments
4 Responses to “ ”
  1. Fernecito says:

    y vos que papel jugas en la historia? muy lindo, beso

  2. Aiiiiiii es genial Isa :)
    Gracias por tus comentarios habituales.
    Me encanta tu blooooog

    XOXOX

  3. Qué copado esto. Te sigo :)

  4. annita says:

    Muy bonita la entrada... Y... como me hubiera gustado vivir en los setenta... aiis.. :)

    Muáa Muáa

Leave A Comment

Followers

About Me

Mi foto
Aprendiz de Bruja
Neo-Boheme. Heartbroken poetry soul Scientific name: Slut, biatch, FRIEND. Temporary Anesthesia: Alcohol, Party&Sex (not w a totally unknown) Cure: A new Love (hard to find) Adictions: Sex, Party Talents: Fashion, Music, Sports, Parties Deffects: Scared of Love, unfaithful, bad, mad Hate: Maths, Physics, Bugs, Boring saturday nights Love: Books, Music, Boys Catch Phrases: "I get what I want" or "YES!!" Secret: Heartbreak and deep sadness
Ver todo mi perfil